Aprenda a clasificar diamantes

 
Aprenda información detallada sobre las 4C de la clasificación de diamantes. Esta información incluye cómo clasificar la claridad del diamante, el color, el peso en quilates y la talla.

Cómo clasificar el color del diamante

Como regla general, los diamantes más blancos son los más costosos. Sin embargo, se hacen algunas excepciones cuando colores extremadamente raros como rosa o azul son encontrados. Durante la formación natural de los diamantes hace billones de años, estos no fueron producidos de puro carbón. Una de las principales razones por las que el color de los diamantes puede ser tan diferente es el nitrógeno. Este es el elemento que les otorga colores diferentes. A pesar de estas excepciones, la inmensa mayoría de los diamantes caen en el rango entre blanco (siendo el más costoso) y café oscuro o negro (siendo los menos costosos).

Desde una perspectiva meramente científica, los diamantes más blancos son uno de los dos pilares que hacen que los diamantes sean lo más puros posible, el otro siendo la claridad. Los diamantes más raros son los más blancos, y solo el 20% de ellos es vendido como joyería en tiendas de muy alta alcurnia. Nosotros vendemos diamantes de colores especiales bajo demanda. Contáctenos para preguntar por los colores específicos que tenga en mente, y procuraremos hacerle la mejor oferta.

Tabla de clasificación de diamantes desde el más blanco/más costoso al más amarillo/menos costoso


1. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES INCOLOROS


De acuerdo con muchos expertos en diamantes y joyeros, es recomendable incrustar diamantes incoloros en el oro blanco o platino. Esto debido a que el oro amarillo produce un reflejo en los diamantes incoloros, causando que éstos se vean menos blancos de lo que en realidad son. Muchos joyeros consideran que el uso de oro amarillo en diamantes blancos puede ser un desperdicio de potencial, y eligen mostrar sus diamantes de mejor calidad en oro blanco o platino.

Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como D, letra con la que se denomina a la clasificación más alta y preciosa y términos de color. Para el ojo que no está entrenado es difícil distinguir las diferencias entre los colores D, E y F, y la única manera de estar seguro es con un certificado. Los diamantes clasificados como D son considerados como diamantes incoloros, pues son los que menos color tienen de todos.
Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como E, letra con la que se denomina a la segunda clasificación más alta y también la segunda más preciosa en términos de color. Como se mencionó arriba, usted necesitará de un experto o de un certificado para estar seguro de la clasificación del diamante, pues algunos pueden confundir la clasificación E con la D o la F. Los diamantes de color E también son considerados como incoloros, pues son los segundos que menos color tienen.
Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como F, letra con la que se denomina a la tercera clasificación más alta y también la tercera más preciosa en términos de color. Únicamente un ojo entrenado puede distinguir entre un diamante de color F con uno D o E. Los diamantes de color E también son considerados como incoloros, pues son los terceros que menos color tienen.


2. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES CASI INCOLOROS

Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como G. Los diamantes casi incoloros también son difíciles de distinguir, pero una persona con conocimiento promedio en diamantes debe poder observar un ligero tono amarillo en el diamante. Muchos no pueden diferenciar entre Casi incoloro y Casi incoloro ligeramente teñido, pero queremos ofrecerle una fotografía que sea lo más cercana posible y apegada a los estándares más estrictos.

Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como H. Aplica lo mismo que arriba. Como una nota adicional para los diamantes de tipo G y H, es que a pesar de que alguien con conocimiento sustancial debes ser capaz de colocarlos en ese rango, aún así será incapaz de determinar con certeza a cuál de los dos tipos pertenece. Ambas variedades de diamantes casi incoloros puede que no sean diamantes incoloros, pero aún así son de clasificación alta.


3. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES CASI INCOLOROS LIGERAMENTE TEÑIDOS

Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como I. Este tipo de clasificación empieza a mostrar rastros de amarillo, pero aún así es difícil de distinguir de otros diamantes con color similar. Son considerados como Casi incoloros por algunas personas, mientras que otras los consideran Casi incoloros con un tinte ligero. Es claro hasta este punto que el diamante no es muy blanco, aunque su apariencia sí es relativamente blanca.
Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como J. Este color es el último de la clasificación Casi incolora o Casi incolora ligeramente teñida. Es virtualmente indistinguible del tipo I, pero empieza a mostrar tonos amarillos con la luz adecuada. Hemos notado que los clientes están más satisfechos cuando seleccionan una clasificación de J para arriba, pues los colores amarillos se ven más amarillos de lo que son cuando están en ambientes amarillos, y el amarillo se distingue mucho en ambientes blancos.


4. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES AMARILLO PÁLIDO

Nota: los joyeros recomiendan incrustar este rango de color en oro amarillo para que su belleza destaque todavía más.

Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como K. Los diamantes con un color amarillo pálido son de tipo K, L y M. Este rango de color empieza con los que muestran un tono ligeramente amarillo, distinguible por cualquiera bajo la luz adecuada. Es todavía de un color claro, pero todos podemos estar de acuerdo en que en este punto ya deja de ser blanco.


5. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES DE AMARILLO MUY CLARO

Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como N. Este rango incluye los tipos N, O P, Q, R. Un amarillo muy claro, pero aún así muy notable comienza a manifestarse alrededor del diamante, aunque siga siendo más blanco que amarillo. Debido a que es probable que un alto número de clientes se muestren insatisfechos con los diamantes de este tipo, muchos joyeros prefieren no ofrecer este rango.

6. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES DE AMARILLO CLARO

Esta fotografía muestra cómo luce el color de un diamante clasificado como S. Este rango incluye los tipos S, T, U, V, W, X, Y y Z. En este punto, el amarillo es fácil de distinguir, aunque el color sigue siendo relativamente claro. Mucha gente concuerda en que este rango no es igual de atractivo para sus estándares, y que preferirían un color mucho más claro o elegante.


7. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES AMARILLOS

Apariencia de los diamantes de colores elegantes. Los diamantes pueden tener muchos colores. Una vez alcancen un amarillo real, no es posible seguir categorizándolos por medio del sistema normal, sino que tienen su propio sistema. Los diamantes de colores elegantes pueden variar entre un tono amarillo y uno café oscuro, o incluso negro. También pueden aparecer en colores azul bajo o rosa, pero son extremadamente raros.

Esta fotografía sintetiza la diferencia de colores entre grupos de diamantes

Cómo clasificar la claridad de los diamantes

La claridad del diamante es uno de los factores que en gran medida determinan el precio. Los diamantes más raros y exclusivos son aquellos que tienen la menor cantidad posible de inclusiones.


1. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES LIBRES DE IMPERFECCIONES INTERNAS

La claridad de un diamante sin imperfecciones internas. Esta categoría contiene el tipo Libre de imperfecciones (FL), en donde ninguna inclusión, impureza menor ni mancha son encontradas cuando se observa el diamante bajo aumento. Los diamantes sin imperfecciones son muy raros y son los más costosos. Los diamantes sin imperfecciones internas no contienen inclusiones, pero un experto puede notar pequeñas manchas cuando observa el diamante bajo aumento. Los diamantes sin imperfecciones internas también son muy raros, y sólo el 2% pertenece a esta categoría, por lo que es una clasificación de joya verdadera.


2. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES CON MUY MUY LIGERAS INCLUSIONES

La claridad de un diamante con muy muy ligeras inclusiones. Esta categoría consiste en los tipos Con muy muy ligeras inclusiones 1 (VVS1, por sus siglas en inglés), y Con muy muy ligeras inclusiones 2 (VVS2), siendo el primero mejor que el segundo. La cantidad de inclusiones observadas bajo aumento es mínima, pero un experto sí podría notarlas, aunque con alguna dificultad. Estos son diamantes del más alto nivel, y conforman 1 de cada 12 diamantes. Esta clasificación es digna de una joya fina.


3. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES CON MUY LIGERAS INCLUSIONES

La claridad de un diamante con inclusiones muy ligeras. Esta categoría consiste en diamantes Con muy ligeras inclusiones 1 (VS1) y Con muy ligeras inclusiones 2 (VS2). Un diamante de esta categoría es todavía muy digno de una joya, pues solo es encontrado una de cada seis veces. Debido a que VS1 y VS2 son de una calidad muy alta, siguen siendo relativamente costosos.


4. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES CON LIGERAS INCLUSIONES

La claridad de un diamante Con ligeras inclusiones es clasificada como SI1 y como SI2 cuando empiezan a mostrar inclusiones obvias que son fácilmente observables bajo aumento. Un tercio de todos los diamantes conforman aproximadamente esta clasificación, por lo que es bastante común. Este es el punto de quiebre para muchos joyeros cuando seleccionan diamantes, pues prefieren de calidad más alta o toman este como el mínimo requerido.


5. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES CON INCLUSIONES VISIBLES

La claridad de un Diamante con inclusiones visibles empieza a mostrar en este punto inclusiones lo suficientemente grandes como para que puedan ser notadas a simple vista. La mitad inferior de todos los diamantes extraídos pertenece a esta clasificación. No es recomendable el uso de diamantes I1 para joyas finas.


6. CLASIFICACIÓN DE DIAMANTES CON INCLUSIONES MUY VISIBLES

La claridad de un diamante con inclusiones muy visibles. Este es el extremo más bajo de la mitad inferior en términos de rareza. Esta clasificación no solo contiene inclusiones que ya son visibles a simple vista, sino que empiezan a interferir con el reflejo de la luz dentro del diamante. Muchas personas no consideran la compra de este tipo de diamantes, y casi cualquier experto en diamantes o joyero recomienda no comprarlo.

Cómo clasificar el peso en quilates de un diamante

La palabra “quilate” tiene un origen peculiar. El término se origina de un árbol con 10 metros de altura llamado Ceratonia siliqua, conocido como algarrobo. El árbol produce un fruto que siempre contiene un hueso que pesa 0.2 gramos. Debido a su notable consistencia en el peso, estos huesos han sido utilizados por más de mil años y hasta la actualidad para el pesaje de diamantes.

Un diamante en bruto y áspero es por lo general mucho más pesado que un diamante tallado. Por ejemplo, un diamante pierde por lo general 50-60% de su peso antes de alcanzar su pulido final. Una misma piedra de la misma calidad será más costosa si pesa más quilates. También es importante notar que los precios del diamante incrementan por un efecto de bola de nieve mientras más pesados sean en quilates, porque se vuelven más y más raros de encontrar.

Es por la anterior razón es que los diamantes son por lo general examinados por una serie de profesionales antes de que el dueño (quien también es un experto del ámbito) decida finalmente cuál es la mejor opción en términos de figura, si bien otros factores relacionados con la calidad deben ser considerados.


Cómo clasificar la talla del diamante


Cómo clasificar la talla del diamante
Para encontrar más información sobre tipos de talla, haga clic aquí. Esta sección de nuestra página explica el criterio requerido para clasificar la talla del diamante según su calidad. El tipo de talla de un diamante determina su comparación con las proporciones estándar de la forma del diamante. La razón por la que las tallas del diamante no son ideales, se debe a que, durante su inspección, los expertos determinaron lo que era mejor para mantener el equilibrio entre tamaño y proporción. Las proporciones ideales sacan lo mejor de un diamante en una talla de alta calidad, aspecto crucial para poder apreciar la verdadera belleza de un diamante.

EXCELENTE

Los diamantes de talla excelente son o perfectos según los estándares ideales, o extremadamente cercanos a ellos. Esta es la calidad de talla más recomendada por los expertos de diamantes y joyeros. Cerca de 1 de cada 25 diamantes son tallados bajo este estándar, pero Antwerp Or se enorgullece de tener una cantidad desproporcionadamente larga de esta variedad de talla. Esta talla es la que brilla mejor.

MUY BUENO

La segunda mejor variedad de talla, la diferencia es difícilmente distinguible pero la cantidad de luz que entra al diamante es ligeramente afectada. Cerca de 1 de cada 8 diamantes son tallados bajo este estándar.

BUENO

Cerca de 1 de cada 4 diamantes son tallados bajo este estándar. Sigue siendo una talla de alta calidad, pero la mayoría de los joyeros y expertos en diamantes recomendarán una piedra de mayor calidad, a menos de que sea de un tamaño sustancial.

MEDIO

Este es el punto en que las tallas comienzan a desviarse del estándar y el brillo empieza a ser negativamente afectado. Antwerp Or no recomienda la compra de diamantes de esta calidad.

POOR – POBRE

El brillo, la forma y las caras de este diamante son fuertemente afectadas. Nosotros recomendamos no comprar diamantes de esta variedad, y tampoco la tenemos incluida en nuestro inventario ni en nuestro Creador de Diamantes.

La representación visual de la calidad de la talla y de otros efectos en el reflejo de la luz en el diamante


la forma en que la luz se refleja a través de diamantes brillantes y redondos de diferente talla muestra el efecto llamativo de la clasificación del diamante

Esta fotografía ofrece una buena representación visual de cómo la talla imperfecta puede resultar en un reflejo imperfecto de la luz al interior del diamante, lo que muestra la importancia de la calidad de la talla. Por esta razón recomendamos que al comprar diamantes se asegure de que la calidad de la talla sea tan cercana a la ideal como sea posible.